MSI Modern 15 (Review español) – el mejor portátil para estudiantes?

MSI Modern 15

Si buscas un portátil ligero y delgado de 15 pulgadas con gran construcción, materiales, rendimiento, autonomía y demás apartados esenciales para estudiar y trabajar, te tengo probablemente la mejor alternativa que puedes adquirir a día de hoy por unos 600 dólares, el MSI Modern 15, un equipo que lo he podido probar a fondo durante semanas y me ha dejado gratamente impresionado, por lo que te aconsejo que te quedes hasta el final de esta review o mires el video de la misma, en la cual te comentaré puntualmente lo que me gustó y lo que no me gustó para que saques tus conclusiones.


LO QUE ME GUSTÓ Y LO QUE NO ME GUSTÓ

ME GUSTÓ – Diseño sobrio, durabilidad y construcción de un ultrabook premium

Lo primero que me gustó de esta interesante máquina es su apartado físico, y es que solo basta con las primeras impresiones para darnos cuenta que estamos ante un equipo con gran calidad y contrucción en un tamaño de 15,6 pulgadas con unos números interesantes con tan solo 18,9mm de grosor y 1,6kg de peso, algo que lo ponen como uno de los portátiles más ultraligeros del mercado en este tamaño, algo fabuloso para transportar y trabajar con él en cualquier parte, ya que se mete a la mochila sin ningún problema y tenemos certificación de durabilidad de grado militar ante caidas o golpes, algo que le otorga ese plus de solidez y firmeza con materiales dignos de un equipo para uso profesional.

Precisamente, en cuanto a diseño, se resume en dos palabras: elegante y sobrio. Esto, ya que el cuerpo está hecho en aluminio con una tapa que se siente muy premium y suave al tacto y que apuesta por el minimalismo con un aspecto muy limpio en el cual tan solo es visible el logo de la marca, así que es un equipo ideal para cualquier tipo de escenario, la versatilidad lo acompaña y para nada pasa desapercibido. Quizá lo único que va en contra de esas líneas serias, son las rejillas de ventilación en el lado de la bisagra, pues le otorga un toque un poco más propio de un equipo gaming como el Asus TUF, diferente al Matebook de Huawei, pero en todo caso no desentona y por el contrario, apoya mucho en el tema de ventilación, algo de lo cual hablaremos más adelante.

Por cierto, en cuanto a su bisagra, es totalmente segura y confiable, al abrir y cerrar la cubierta no noto ningún sonido raro o algo de qué preocuparse, las sensaciones son buenas al solo desplegar la misma con una sola mano sin que se lleve el resto del equipo  y el giro es de hasta 180 grados, por lo que incluso podremos acostarlo para consumir contenido y demás, un plus interesante que otros equipos de su segmento no tienen, como el Matebook D15.

Pasando ahora al teclado retroiluminado, este es tipo isla, viene en español y no cuenta con zona numérica al lado derecho, pero fuera de eso, es bastante cómodo para teclear durante muchas horas al tener un gran espacio de recorrido de 1,5mm y una buena recepción por parte de cada tecla. Por supuesto, tenemos retroiluminación en blanco, un color que constranta bien con el color gris oscuro del portátil, y tenemos tres niveles de brillo, siendo incluso muy perceptible de día, por lo que es algo que se agradece. Lo mismo ocurre con su trackpad, es de buen tamaño y funciona perfecto, se siente suave, agradable y solo es adaptarse a él para tener una gran navegación y rendimiento con el cursor y los distintos gestos que te gusten realizar.

En cuanto a otros detalles, decir que no contamos con sensor de huellas dactilares en este modelo, pero sí tenemos dos micrófonos y cámara web hd a 30 fps que, pese a su resolución, se comporta decente y podemos tener resultados muy sobresalientes para el trabajo y las videoconferencias.

Te puede interesar: TOP mejores portátiles 2022: guía definitiva con lo mejor en calidad precio

NO ME GUSTÓ – Pantalla decente, pero pudo tener 100% srgb

Ahora entramos en la pantalla, un apartado que lo pongo en lo que no me gustó siendo exigente, ya que no es mala como tal, sino que pudo ser mucho mejor para temas de diseño gráfico y demás. En concreto, tenemos bordes bastantes delgados de 5,7mm con un aprovechamiento del frontal del 80,5%, un panel IPS tipo mate de 15,6 pulgadas con resolución FHD, un rango de colores del 45% NTSC o 65% SRGB y 60hz de tasa de refresco, todo con 250 nits de brillo máximo. 

Todo esto en la experiencia se traduce en un panel a la altura para jugar o consumir contenido multimedia como videos, fotos, realizar ofimática, navegar y tareas similares, los colores son buenos, el brillo es muy decente incluso ante el sol, quizá quede debiendo pero el contenido es visible perfectamente y hay un buen manejo de reflejos con angulos de visión destacables como puedes ojear en estos momentos, algo notable sobre todo porque frente al Matebook de al lado, que cuenta con un similar panel, tenemos colores más vivos, algo más de brillo y en general unas sensaciones mucho mejores en general en todas los escenarios, el único pero, es que debido a que no contamos con una gama de colores del 100% srgb, carecemos del mejor rendimiento al editar fotos de manera profesional, siempre y cuando se requiera el mejor calibrado, claro está, ya que de lo contrario, desde luego también es posible editar con esta pantalla y esto es algo que precisamente he hecho para probar su rendimiento y como usuario medianamente exigente que busca editar videos para youtube, no tengo ningún pero, así que pienso que para un usuario promedio, es una pantalla ideal en la que se sentirán muy agustos.

NO ME GUSTÓ – ALTAVOCES QUEDAN DEBIENDO

Pasando ya al audio, la verdad es que los altavoces estéreo quedan debiendo, si bien, la marca indica que tenemos tecnología de audio Hi-Res, habiendo probado otros modelos de su segmento como el Matebook D15, la verdad es que el sonido es muy pobre, no lo querrás utilizar para escuchar música ni nada por el estilo, simplemente carece de potencia y profundidad en las diferentes frecuencias, así que lo más recomendado es siempre optar por los auriculares. 

ME GUSTÓ – Conectividad completa de nueva generación

Y algo que sin duda me encantó de este portátil es el tema de conectividad, un punto crucial para los que busquen un equipo pensado en trabajo o estudio, bueno, en este caso contamos con todo lo de nueva generación, hablamos de Wifi 6 y bluetooth 5.1 con unos cuatro puertos muy completos. En el lateral izquierdo, tenemos la entrada de energía, puerto HDMI 2.0, puerto USB tipo C, puerto USB tipo A, la entrada de audio combo y dos indicadores LED para el encendido y carga de batería.

Ya en la derecha, tenemos dos puertos USB tipo A junto a una ranura que sirve como lectora de tarjetas microSD, algo que se agradece mucho junto al HDMI para ojear y almacenar archivos o simplemente conectar nuestra laptop a la pantalla en las reuniones. Aquí lo único que faltó fue el puerto ethernet, pero igual tenemos la posibilidad de comprar el adaptador USB y el Wifi 6 hace que la conexión sea excelente, por lo que es totalmente entendible, pues si lo incluyera, tendríamos que sacrificar algo de delgadez.

ME GUSTÓ – Rendimiento excelente y notable para productividad y uso mixto

Y entramos ahora en un apartado crucial para muchos que tras las pruebas me encantó, hablamos del rendimiento en general de este MSI en las diferentes tareas habituales de cualquier estudiante o profesional que busque una alta productividad e incluso jugar de vez en cuando los juegos más populares de manera casual.

Para analizar a detalle esta grata conclusión, debemos empezar diciendo que en este caso tenemos el modelo más económico con el procesador Ryzen 5 5500U de 7nm, un procesador de 6 nucleos y 12 hilos con hasta 4ghz de potencia. Todo, com 8GB de RAM DDR4 que, en este caso, podemos ampliar sin ningún problema hasta 64g al tener dos slots disponibles. Lo mismo ocurre con el almacenamiento, en el modelo que revisé contamos con 256gb SSD M.2, pero podemos ampliar mediante otro espacio disponible cuando lo deseemos para un total de dos discos.

En cuanto a las pruebas como tal, utilizando Windows 10, la verdad es que para el trabajo promedio de cualquier usuario viene perfecta, hablamos de ofimatica, navegación, programación, streaming, edición y juegos casuales. Así lo pude confirmar en las pruebas reales, editando y renderizando videos en 4k en premiere pro, por ejemplo, un video de poco más de 2 minutos, lo logra renderizar en unos 5 minutos en 4k.

También hice pruebas en programas como ilustrator o Photoshop, donde ejecutando proyectos algo demandantes, pudo mover todo con soltura y fluidez, sin cuelgues que afecten mucho la experiencia, y lo mejor de todo, es que incluso podremos tener varios programas abiertos a la vez, al menos en las pruebas no se me presentó ningún problema y el equipo se comporta a la altura, aunque claro, si los proyectos ejecutados en estos programas son muy pesados, es de esperar que el computador comience a pedir más RAM y es en este punto donde los 8gb se quedarán cortos y necesitaremos el doble o mucho más. 

Otras pruebas que realicé fue abrir visual studio, un editor de codigos para programadores, ejecutando un código básico de python mientras tenía otros procesos abiertos todo funcionaba perfecto, también navegué en chrome por muchas pestañas e incluso mantuve muchos programas abiertos al tiempo en la multitarea y sencillamente no hay nada que objetar, al entrar en cada uno todo corre perfectamente y eso solo quiere decir que el sistema hace una buena gestión de los recursos y que el rendimiento de esta máquina es excelente para los tiempos de hoy. 

Pasando ya a los juegos, pude probar varios de los más populares en el mercado, hablamos de Rocket League, Valorant, lol y Fortnite, y tras jugar en cada uno por al menos 30 minutos, puedo asegurar que el rendimiento es notable, podemos jugar perfectamente con los gráficos en alto con todas o casi todas las opciones habilitadas para una mejor visual y aún así los FPS oscilan entre los 60 y 120 en cada uno de estos juegos, por lo que si lo que quieres es jugar juegos casuales para pasar un buen rato, no tendrás ningún inconveniente, este MSI Modern 15 rinde a la altura y gran parte de eso se debe a la buena gráfica integrada del procesador. 

Ya si quieres jugar juegos AAA más demandantes incluso también será posible correrlos, en concreto, según las diferentes pruebas a profundidad de esta laptop, es posible mover en full hd títulos exigentes como Red Dead Redemption 2 a 30 fps, The Witcher 3 a 40 fps, Forza Horizon 4 a 35 fps y Call Of Duty warzone en HD a 40 fps, todos, con gráfico de medio a bajo. Desde luego no son los mejores números, pero con un computador que no es gamer como este se puedan mover este tipo de juegos de manera decente, sin duda es algo a resaltar y hace que sea muy versátil para todo tipo de uso.

ME GUSTÓ – La mejor ventilación en un ultrabook con sistema Cooler Boost

Y complementando ese rendimiento, un buen sistema de ventilación es crucial, tanto para el silencio en tareas livianas como para una gran refrigeración en tareas demandantes, eso es lo que tenemos en este Modern 15, un buen par de ventiladores dedicados y tres tubos de calor de cobre con rejillas en la parte trasera para un mejor flujo de aire, sin duda, algo que nos recuerda a un portátil gaming y que le otorga un plus importante, ya que muchos ultraportátiles de este tamaño no tienen un sistema de ventilación a la altura y quedan debiendo al presentar mucho calentamiento.

Bueno, precisamente gracias a esta combinación de lo mejor de un ultrabook en temas de portabilidad con lo mejor de un portátil gaming en temas de ventilación, es que tenemos una refrigeración fabulosa con prácticamente nada de calentamiento al correr programas exigentes, esto gracias al modo Cooler Boost propio de la marca donde los ventiladores trabajan a full, y si queremos trabajar con programas livianos, el modo silencioso o equilibrado también nos dará nada de calentamiento y ningún tipo de ruido, por lo que todas son bondades en cuanto a mantener unas buenas temperaturas y evitar el ruido molesto de los ventiladores si eso es lo que deseamos.

ME GUSTÓ – MSI Center Pro para gestionar y mantener con buena salud el equipo

Y otro punto trascendental que me encantó es el programa MSI Center que permite tener un control de todo lo que pasa en el equipo para asegurarnos de su buen funcionamiento, gestión de los recursos y vida útil de la manera más sencilla, pues la herramienta es muy minimalista y completa.

En ella podemos encontrar toda la información de nuestro sistema en cuanto a hardware, hablamos de procesador, RAM, almacenamiento y demás. Ya en la parte de optimización, podremos ajustar el rendimiento del equipo tanto manualmente como de forma automática o inteligente con la inteligencia artificial del portátil, esto es clave dependiendo del proceso que vayamos a ejecutar, ya sea un juego demandante para ponerlo en modo máximo rendimiento o una tarea sencilla en el navegador u ofimática para ponerlo en modo silencioso, en todo caso yo he dejado la inteligencia artificial, ya que detecta lo que estemos realizando para poner el modo que más convenga en el momento.

Otro punto que me encantó es el del optimizador de batería, que nos ayudará a calibrar la batería o a que la carga se frene en un porcentaje recomendado si utilizamos siempre el equipo conectado a la corriente, con el fin de cuidar la vida útil de la batería, aquí también tenemos un modo de inteligencia artificial que aprende del uso que le demos a la máquina para elegir lo mejor en cada caso.

Por supuesto, como es de esperarse también tenemos un diagnostico o análisis del sistema que nos brindará información relevante sobre el correcto funcionamiento de nuestra máquina. También tenemos una gran compatibilidad con las aplicaciones de creación de contenidos que observas para poder tener una mejor optimización de las mismas al usarlas. Y hablando de optimización podremos revisar el almacenamiento, eliminar lo que no sirva en las diferentes particiones e incluso liberar algo de RAM.

Por último, podremos hacer un diagnostico o pruebas de hardware manualmente para asegurarnos de que el teclado, trackpad, audio o puerto HDMI funcionen correctamente. Ah, y no podía faltar el tener los últimos drivers a la mano para descargar, algo también muy importante para el correcto funcionamiento del sistema. En fin, esta interfaz es muy poderosa, con ella podremos gestionar todo de manera muy sencilla para asegurarnos de que nuestro computador permanezca como el primer día, un gran punto a favor que otros fabricantes no tienen o quizá tengan, pero no de una manera tan pulida y completa como esta.

ME GUSTÓ – Autonomía destacable de hasta 9 horas de pantalla

Finalmente todo lo anterior no podía ser lo mismo sin una buena autonomía, y ese es precisamente otro de los puntos que me gustó de este equipo. Y si bien, es algo que puede variar dependiendo el uso, por lo general con el rendimiento en equilibrado realizando labores de ofimática con algún juego casual y streaming, podemos alcanzar unas 7 horas de pantalla sin muchos inconvenientes. Y no es para menos, ya que la marca promete una autonomía de hasta 10 horas de duración, siendo posibles unas 9 si realizamos simplemente tareas ligeras con un brillo medio, ya que si activamos la retroiluminación del teclado y tenemos la pantalla con el brillo a tope, esto puede bajar a las 6 o 7 horas que comentaba. 

En todo caso, cualquiera de estos números son gratificantes, el hecho de que el rango esté entre las 6 y 9 horas de pantalla, hace que sin duda sea el portátil perfecto para la movilidad y el trabajo fuera de casa, ya que poco tendremos que acudir al cargador, y si igual toca acudir, no hay muchos problemas, puesto que con tan solo una hora de conectado podemos recuperar hasta el 70% de la batería, así que con su adaptador de carga rápida tendremos un gran complemento, sobre todo porque es muy práctico, para nada pesado ni molestoso al llevarlo.

Comparte este artículo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *