Guía para comprar un televisor: lo que NO debes hacer

guia para comprar un televisor

En numerosas ocasiones he destacado los puntos más trascendentales o la guía para comprar un televisor, no obstante, en esta ocasión quiero hacer todo lo contrario con el fin de salvarte de una mala compra, por lo me centraré los apartados o características a las cuales les debes huir si lo que quieres es adquirir un televisor que valga la pena y sea una buena inversión, así que no dudes en ver el siguiente video o leer el artículo completo para que conozcas todos los detalles.

Comprar un televisor es sin duda una de las mayores inversiones que se realizan en cuanto a entretenimiento para el hogar, ya que es un producto costoso del cual esperamos un buen rendimiento por muchos años. Es así como al momento de adquirir uno toca mirar cada detalle para no llevarte sorpresas, por eso que a continuación te traigo los cinco puntos más importantes que debes tener en cuenta para evitar una mala compra.

Te puede interesar: Sony A90J OLED Review: el mejor televisor 4k del 2021?

  1. Evita las resoluciones bajas

Hoy por hoy la resolución FullHD aún es la más utilizada en las distintas plataformas, no obstante para nada es una buena alternativa elegir un televisor con esta resolución, ya que prácticamente todos los contenidos vienen preparados para 4K e incluso muchos expertos calculan que unos años el 8K será la tendencia, así que como te debes imaginar, ya sea para juegos, consumir contenido por streaming y demás, evitar paneles con resoluciones menor a 4K es lo más recomendado si quieres detalles, colores y profundidad en general, esto, gracias al HDR 10 y la tecnología de 8 o 10 bits de color que mejoran notablemente la experiencia audiovisual y están presente en los televisores con esta resolución, así que ya sabes, sea del tamaño que sea la pantalla, siempre las mayores resoluciones aportarán muchas ventajas y el mercado lo demuestra, prácticamente todos los televisores son 4k y tenemos alternativas para todos los presupuestos, por lo que no hay excusas al momento de elegir.

  1. Ojo con comprar lo que no necesitas

El segundo punto a tener en cuenta es evitar elegir el panel incorrecto para tus necesidades. Con esto me refiero a que como seguros sabes existen tres tipos de paneles: LED QLED y OLED, los QLED y OLED están presentes en televisores de gama media a gama alta y por lo general son ideales para todo tipo de uso, aunque los QLED destaquen más por su brillo y gama de colores y los OLED por sus mejores ángulos de visión y negros puros.

Volviendo al tema, los televisores más económicos y asequibles para los mortales son los que vienen con paneles LED, y hay que saber elegirlos bien, ya que si quieres algo para un entorno cerrado como un cuarto o cualquier habitación con poca luz, mucho ojo con comprar un LED con panel IPS, presente en casi todos los LG económicos, en vez de eso tienes que irte por un LED con panel VA, presente en todos los Samsung gama de entrada como la serie Crystal UHD, por ejemplo. Ya si quieres un televisor para una sala abierta donde los ángulos de visión importen y el manejo de reflejos también, lo correcto sería evitar los VA e irte por los IPS, por lo que simplemente se intercambian los papeles, pero ojo con el brillo para este tipo de entornos, y es precisamente sobre eso que hablaremos a continuación.

  1. Dile NO a los brillos bajos

Ahora pasamos a un punto muy importante, el de decirle NO a los brillos bajos, y con esto me refiero a que podemos tener un panel de una calidad decente, pero si cuenta con un brillo máximo paupérrimo, todo se verá opaco y la experiencia no será la mejor, así que si piensas ubicar un televisor en una sala o entorno donde pueda entrar luz solar, te recomiendo que como mínimo consigas un panel con 350 nits, de esta manera se desempañará aceptablemente con una iluminación moderada, ya si la luz es mucho más intensa, toca mínimo unos 500 nits en adelante. Como te das cuenta, el brillo máximo en un televisor es importante, sobre todo para consumir contenido en HDR, en esto los QLED y LED son los reyes, pero también se pueden conseguir paneles OLED con buen brillo.

En fin, si buscas algo económico no esperes el mayor brillo, por eso antes de salir del paso y comprar un televisor grande que se te meta por los ojos, debes saber que te pueden meter gato por liebre y que al final del día no será una gran inversión. Es mejor ahorrar un poco e irte por lo más seguro según tus necesidades.

  1. Cuidado con características obsoletas

Algo que también es fundamental es evitar comprar un televisor que venga con características de vieja generación o que simplemente no cuente con lo mínimo necesario a día de hoy para garantizar una experiencia sobresaliente, entre estos puntos debo mencionar que sí o sí debe contar con HDR 10, HDR10 Plus o Dolby Vision, venir con un imput lag y un tiempo de respuesta de menos de 15ms en ambos casos y contar con un buen sistema operativo y procesador que garantice fluidez y gran catalogo de aplicaciones para descargar, de lo contrario toca comprar un Chromecast, ROKU TV o Xiaomi Mi TV Stick. Ya si nos ponemos más exigentes y buscas un gama alta, ojo con pagar mucho dinero sin antes no asegurarte de que el televisor venga con una tasa de refresco nativa de 120hz y puertos HDMI 2.1, pues estas características son indispensables en los televisores más premium, ya que precisamente están preparados para ofrecer la mejor experiencia gaming en consolas de nueva generación.

  1. Pilas con la mala relación calidad-precio

Finalmente, destacar que la marca, el precio y la gama son fundamentales para elegir un buen televisor calidad precio. Y es que desde luego, irte por un modelo LG, Samsung y Sony te garantiza un buen soporte y respaldo de las marcas con mayor recorrido en el mercado, aunque hay alternativas interesantes con televisores redondos como Hisense, TCL, Panasonic Xiaomi, entre otras. Lo importante es asegurarte de encontrar un gangazo en tu país y comprar en un buen sitio para que tengas garantía inmediata en caso de cualquier problema, ya que los televisores son como el azar y hay muchas unidades defectuosas con fugaz de luz o manchas blancas en contenidos oscuros.

Para concluir, lo importante es que tengas en cuenta todo lo comentado anteriormente para evitar una mala compra y asegurarte la mejor inversión posible a largo plazo, porque un televisor para nada es económico y es uno de los gastos qué más hay que analizar antes de hacerlo.

Comparte este artículo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *